¿Qué son los montacargas tipo walkie?

montacargas tipo walkie

Contar con un montacargas para realizar todas las labores de transporte y almacenaje de mercancías, materias primas y demás productos que deban ser organizados en una bodega o centro de acopio, es algo que debe tener siempre en mente para hacer más eficientes sus actividades y no poner en riesgo a su personal. Sin embargo, es indispensable contar con la maquinaria apropiada de acuerdo con las características de espacio, ventilación, abarrotamiento y del terreno en general.

Para ello, existen diversos equipos de elevación entre los cuales es posible elegir, los cuales van desde montacargas capaces de levantar 10 mil libras o más, hasta máquinas manuales de mucho menor envergadura que, sin embargo, son aptas para espacios reducidos, trayectos no muy largos, y pesos más ligeros, como los apiladores y los patines hidráulicos que podemos ver en numerosas tiendas de autoservicio.

Así, a medio camino entre ambos artefactos, tenemos los montacargas tipo walkie, los cuáles son ideales para andar por pasillos estrechos sin dejar de ser idóneos para transportar, subir y bajar mercancía de gran volumen y peso. Aquí le decimos cuáles son sus características principales.

Montacargas tipo walkie: eficiencia y excelente desempeño

Estos equipos son conocidos también como montacargas Clase III, término en el que se engloban varios modelos de apiladores eléctricos que se operan a pie, aunque esto no quiere decir que su manejo sea pesado sino todo lo contrario, pues cuentan con un mecanismo de tracción que facilita su desplazamiento.

Al igual que las carretillas elevadoras convencionales, estas máquinas poseen un mástil por el que suben las horquillas que sujetan el palet con la carga, aunque existen modelos que sólo cumplen con la finalidad de transportar y no de elevar, como si se tratase de un patín hidráulico motorizado de mayor capacidad.

QUIZÁS TE INTERESE LEER: CARRETILLAS HIDRÁULICAS. USOS Y BENEFICIOS PARA TU BODEGA

Su nombre alude a la voz inglesa “walk”, caminar, por lo que su manejo se hace manejando el dispositivo desde la parte trasera, en donde se encuentra el manubrio para darle dirección, frenar y avanzar. Los controles de elevación suelen situarse en un panel aparte, en el cuerpo del aparato, y algunos cuentan además con una plataforma para subirse de pie mientras circula.

Entre sus principales ventajas destacan las siguientes:

  • Menor precio en comparación de los montacargas normales para ir sentado.
  • Facilidad de manejo que no requiere de licencia.
  • Versatilidad y conducción fácil en espacios reducidos.
  • Mecanismo silencioso.
  • Funcionamiento libre de emisión de gases ideal para lugares cerrados.

Si quiere conocer más acerca de ésta y otras máquinas de elevación para su negocio, en Multilift podemos asesorarlo. Contáctenos y permita que uno de nuestros expertos atienda sus inquietudes para que pueda adquirir el mejor modelo para su empresa.